20 oct. 2011

Los expedientes, apilados en los calabozos.

La mejor imagen de que el trabajo se acumula en los juzgados de Vilagarcía (Galicia) la ofrecen sus archivos, que están también colapsados, llenos de expedientes que se apilan por el suelo y por las sillas. Y no solo en los espacios habilitados como almacén. Los sumarios se han apropiado incluso del cuarto habilitado en su día como calabozo, y que difícilmente podrá acoger a los detenidos cuando está totalmente lleno de cajas abarrotadas de carpetas.
Dicen los funcionarios que llevan tres años denunciando ante la Dirección Xeral de Xustiza el estado en el que se encuentra su archivo, y proponiendo soluciones para solventar la situación. Según los denunciantes, «a Dirección Xeral non fixo nada». Solicitan además que se fumiguen y que se ponga en marcha «el expurgo, vaciado, limpeza e ordenación dos arquivos, porque -recuerdan- a Dirección Xeral de Xustiza ten a obriga de protexer aos traballadores fronte os riscos laborais nos lugares de traballo». Dicen que si siguen sin hacerles caso, lo denunciarán ante Inspección de Trabajo.

No hay comentarios: