14 oct. 2011

El Archivo Provincial de Almería salva 422 protocolos notariales de los insectos con un sistema innovador.

El Archivo Histórico Provincial de Almería, dependiente de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, ha contratado un nuevo sistema de tratamiento de conservación para salvar de los insectos un total de 422 protocolos notariales de los siglos XVI y XVII en los que se detectó hace un mes la presencia de ciertos coleópteros que se alimentan del papel.
Para evitar una progresiva pérdida de información, la Consejería de Cultura ha contratado los servicios de la empresa Rentokil, especializada en sistemas de conservación de patrimonio cultural. El tratamiento, presupuestado en unos 2.200 euros, consiste en envolver los ejemplares dañados y que contienen presencia de insectos, tanto vivos como sin eclosionar, en una atmósfera controlada o 'burbuja' a la que se le elimina el oxígeno y se le inyecta nitrógeno.
No obstante, para la recuperación íntegra de las obras que muestran una serie de surcos en el papel debido a la alimentación de los insectos, debería aplicarse un proceso de restauración que "requiere una inversión de miles de euros".
Ante la imposibilidad actual de acometer una inversión de tal cuantía, el Archivo Histórico Provincial aboga por la digitalización de las obras con el fin de que puedan ser consultadas por medios telemáticos y evitar así su manipulación por parte de los investigadores.

2 comentarios:

Belén Rentokil dijo...

Hola, me llamo Belén y trabajo en la empresa Rentokil, su artículo me ha parecido muy interesante, ¿le gustaría hablar sobre el tratamiento en nuestro blog? http://www.rentokil.com/blog/es/ Muchas gracias y enhorabuena por el blog!

Anónimo dijo...

Señores, este sistema puede ser cualquier cosa menos novedoso. Lleva practicándose desde hace 20 años por Doña Nieves Valentín, bióloga reconocida a nivel mundial, en el Instituto del Patrimonio Cultural de España. Es una pena que las instituciones oficiales no aprovechen los conocimientos de sus técnicos y paguen cantidades ingentes del dinero de todos a empresas donde, sin lugar a dudas, prima el beneficio económico. Esperemos que en tiempos de crisis, entremos todos en razón y dejemos de manejar los escasos recursos económicos como si se tratase de un cortijo.