25 ene. 2012

El fotógrafo de los asesinos.

Nunca es tarde para dar el salto, cambiar de vida y además, dejar huella. Weegee (Arthur Fellig) lo hizo con 36 años. Y las más de 20.000 fotografías que tomó a partir de ese momento demuestran que no se equivocó.
La exposición Weegee: Murder is my Business en el Centro Internacional de Fotografía de Nueva York se centra en un centenar de ellas.

Era una época periodísticamente muy diferente a la actual, en la que había ocho tabloides en Nueva York que Weegee visitaba cada día tras imprimir múltiples copias de sus fotos y llevarlas personalmente a cada periódico.
Aprendió a utilizar la cámara haciéndose autorretratos -el ICP tiene más de 1500 en sus archivos-. Algunos pueden verse en la exposición, entre ellos la serie en la que Weegee muestra los pasos a través del sistema policial desde que un delincuente es arrestado hasta que se sienta frente al juez.

No hay comentarios: