27 feb. 2012

Manuscritos árabes ayudan a los científicos a comprender los cambios climáticos.

Expertos del Grupo AIRE de la Universidad de Extremadura han constatado las "intensas olas de frío" que sufrieron los países de Siria e Irak entre los años 900 y 950, a través del estudio de manuscritos árabes antiguos.
Uno de los científicos que ha participado en este estudio destaca que son fuentes "directas" de datos "tradicionalmente olvidadas por muchos científicos especialistas en clima, y que esconden un enorme potencial científico".
Entre los datos hallados en diferentes documentos, hay expresiones tan curiosas como las que describen el "vino congelado", o los paisajes nevados de estos dos países. Estas escenas se volvieron a repetir en Irak en 2008, y atrajeron la atención de muchos científicos de todo el mundo.
Este primer estudio centrado en fuentes históricas árabes para el estudio del clima aborda también otros fenómenos como sequías y lluvias.

No hay comentarios: