28 may. 2012

Protección de Datos investiga por primera vez un caso de bebé robado.

La Agencia Española de Protección de Datos ha abierto una investigación de oficio, la primera por un caso de posible robo de niños.
Convencido de que el hospital miente, Vicente González pidió tutela a la Agencia de Protección de Datos que, en una primera carta, le contestó que no podía hacer nada porque la Ley de Autonomía del Paciente permite la destrucción de esa documentación pasados cinco años.
Vicente recurrió la resolución criticando que la Agencia diera por buena sin más la versión del hospital y la Agencia le respondió entonces que no podía “iniciar procedimiento sancionador” contra el centro, pero que iba a abrir “una investigación de oficio” porque en el momento del parto aún no había entrado en vigor esa normativa. Muchos más se encuentran en la misma situación. 
Tras pasar por un periplo burocrático reclamando documentación a todas las instituciones donde debería haber quedado constancia de aquel nacimiento, han comprobado que no hay rastro oficial de ese bebé. "Un ciudadano no desaparece así como así. Estoy preparado para todo, menos para que sigan diciendo que mi hermana no existe".
más información