20 may. 2012

La Ley de Transparencia no se aplicará hasta un año después de su aprobación.

El Consejo de Ministros de este viernes ha incorporado algunas de las aportaciones de los ciudadanos al anteproyecto de la Ley de Transparencia pero la ley tardará aún mucho en ser una realidad. 
Según ha explicado la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, la norma pasa ahora a los órganos consultivos como la Agencia de Protección de Datos y el Consejo de Estado. 
En su opinión, los grupos querrán hacer muchas aportaciones así que calcula que no será aprobada "hasta el próximo periodo de sesiones", que arranca en septiembre. 
Sáenz de Santamaría ha explicado que la parte del Buen Gobierno -es decir aquella que afecta a las sanciones a los políticos que incumplan el objetivo de déficit u oculten facturas- entrará en vigor "el mismo día de su publicación en el BOE". 
Pero la parte de Transparencia - la que obliga a la Administración a hacer públicos los sueldos de los altos cargos, los contratos, subvenciones etcétera a través de una web- no lo hará hasta un año después de su aprobación para dar tiempo a adecuar las aplicaciones informmáticas de La Moncloa para colgar toda esta información en la Red.