23 ago. 2012

Los libros de más de 10 años son un auténtico peligro, advierten científicos rusos.

Los libros antiguos, y prácticamente todos los que se han guardado en casa durante más de una década son extremadamente peligrosos para la salud. La advertencia fue realizada por investigadores de la Academia de Ciencias Médicas de Rusia.
Los peritos sanitarios precisaron que se referían a la amenaza que representan los ácaros del libro y los seudoescorpiones que abundan en los volúmenes viejos.
Hasta el momento los laboratorios farmacéuticos del mundo no han encontrado ningún remedio que bloquee los efectos de la picadura de las dos principales especies que habitan los libros. Por eso los expertos rusos recomiendan usar guantes desechables cuando sea preciso consultar a un tomo de una edad considerable. En las librerías los volúmenes deberían estar colocados con bastante espacio entre ellos. Además, recomiendan, que para proteger los libros de la humedad, hay que poner una pastilla de carbón activado u otro adsorbente sobre cada una de las baldas.