24 jun. 2012

Datos de miles de españoles están en el estado de Utah.

A 200 metros bajo tierra, en condiciones invariables de luz y temperatura, y en una cripta acorazada bajo una montaña de granito de Utah (Estados Unidos) se conserva el mayor archivo genealógico del mundo.
Es propiedad de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, o lo que es lo mismo, de los Mormones, un movimiento religioso que lleva casi 200 años recopilando nombres de todos los habitantes del mundo y haciendo un gigantesco árbol genealógico de la Humanidad.
En estos momentos son ya cuatro mil millones de nombres los que tienen registrados y que han sido extraídos de archivos de los cinco continentes en un trabajo constante que parece no tener fin.
En España el trabajo se inició en el año 1975 y los registros acumulados desde entonces se cuentan por millones. Durante estas casi cuatro décadas han recorrido prácticamente todas las iglesias y archivos del país. Han escaneado, fotocopiado o fotografiado partidas de nacimiento, fes de bautismo, actas matrimoniales y de defunción allí donde les han permitido la entrada.
Desde el año 2005 la Iglesia Católica ha emitido una circular en la que niega el acceso a los archivos parroquiales. Según algunos investigadores, detrás de esta ingente búsqueda de antepasados se podría encontrar el deseo de convertir a los ascendientes a la fe mormona. Se trata de una práctica que denominan 'bautismo proxy' o 'virtual', según el cual los mormones pueden 'salvar' a sus antepasados mediante este bautismo póstumo.