20 de mar. de 2009

La investigación del derrumbre del Archivo de Colonia se centra en la extracción de aguas subterráneas.
Se ha podido comprobar que los contratistas superaron los límites autorizados de extracción de aguas durante la excavación de un tramo de túnel para el metro de la ciudad. Los cuadernos diarios de bombeo de las aguas subterráneas muestran que el contratista principal, Bilfinger Berger/Weiss & Freytag/Züblin, había construido 15 pozos de extracción cuando sólo tenía permiso para construir 4. Los registros también mostraron que, a partir de diciembre del año pasado la bomba había pasado de 450m3/hora a 750m3/hora. El exceso de bombeo podría haber arrastrado otros materiales, erosionando el suelo y causando el colapso del edificio.