6 may. 2011

La crisis ha reducido la falsedad documental

Joaquín Fernández Gómez es un especialista en documentoscopia y examina a diario documentos para dictaminar su autenticidad o las posibles alteraciones de que hayan sido objeto.
¿Hay cada vez más falsedad documental en España?
Hay mucha menos. Había más hace cosa de dos años, pero la crisis también se ha notado mucho en esto. Por ejemplo, a nivel anecdótico, antes se podían coger diez documentos falsos al día en la ciudad de Madrid y ahora se cogen dos o tres a la semana. Esta bajada está muy relacionada también con la inmigración y la bandas delictivas, que al no haber mucho nivel de economía aquí, pues han preferido irse a otros sitios.
Debido a su profesión ve a diario todo tipo de documentos falsos. ¿Qué es lo más curioso con lo que se ha encontrado?
Falsificable es todo y he visto multitud de cosas. Pero, por ejemplo, hay extranjeros que han falsificado su propio documento de identidad porque se le ha perdido el auténtico y no querían volver a su país a hacérselo de nuevo.
¿Es imposible acabar con estos delitos?
Sí, porque la falsificación es una cosa muy antigua y que siempre formará parte de la historia. Dos de los grandes falsificadores españoles eran Lucio el Anarquista, que es octogenario, y Malagón, que era el falsificador del Partido Comunista e hizo a Carrillo el DNI con el que pudo venir a España.

No hay comentarios: