4 abr. 2011

Con el fin de las Cajas, ha llegado el momento de que la sociedad civil se movilice para salvar los restos del naufragio...
El proyecto de fusión de Caja España-Caja Duero con la andaluza Unicaja ha abierto un debate sobre el futuro de algunos de los activos no estrictamente monetarios de la antigua Caja España, como es el Centro de Documentación —ahora cerrado y sin director—, donde se custodian importantísimos documentos para la historia de León, como es el Archivo de los Condes de Luna, comprado por la antigua Caja León a su propietario en París, o la rica documentación de la Sociedad de Amigos del País de León.
En estos momentos de desmantelamiento general en el que se anuncia el fin de las cajas de ahorro, ha llegado el momento de que la sociedad civil se movilice para salvar los restos del naufragio, esa especie de memoria histórica de quienes fundaron e impulsaron las cajas de ahorro, en este caso la Caja de Ahorros de León.
Sería una pérdida enorme que estos fondos documentales terminasen amontonados y confundidos en Salamanca, Málaga o Madrid junto con otros de Caja Duero o de Unicaja.
Más información

No hay comentarios: