12 abr. 2011

«Este documento puede durar otros mil años si se le da el debido cuidado».
Entrevista a Juan Ramón Romero, Director de Conservación del Archivo Histórico Nacional, coordinador de la restauración del Fuero de Avilés.
-¿Cuál es la durabilidad media de estos documentos?
-Es curioso, pero el pergamino es el soporte para escribir que más dura en buenas condiciones de todos los que existen. Todos los inventados con posterioridad como el papel de trapo, el de celulosa o los soportes electrónicos e informáticos tienen una vida mucho más corta. Y en concreto, el del Fuero de Avilés puede durar otros mil años, o incluso más, si se conserva con los cuidados debidos.

-¿Y hay alguna condición especialmente adecuada para que esos mil años de buena conservación se prolonguen en el tiempo?
-Hemos preparado e instalado el Fuero en el Archivo Nacional para que así sea, pero en todo caso, hay que respetar unas condiciones fundamentales: la temperatura no debe superar los 20 ó 21 grados, ni bajar de los 17 ó 16. En cuanto a la humedad relativa, ésta debe ser estable, en torno al 50%.
Más información

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La ignorancia es atrevida. Este buen señor, al que Dios confunda debidamente, no sabe ni lo que dice. ¿Papel de celulosa? Todos los papeles, en el sentido que todos entendemos la palabra, están hechos de celulosa. ¿No se referirá a la pasta de madera? Los papeles de trapo también tienen celulosa en su composición. Lo mismo ha inventado la pólvora.

Aparte, este señor no tiene ni pajolera idea de lo que es la restauración. Y desgraciadamente, está dirigiendo un departamento que, lo sé a ciencia cierta, le viene grande, y en el que, como él mismo dice, toma las decisiones. Desgraciadamente, en los archivos mandan los archiveros, con o sin formación. Y este señor sabrá mucho de archivos, pero de restauración... no tengo ninguna duda que no.

Bonita teoría para los profesionales de la restauración: "Hay un componente físico, que es el soporte, y otro químico, que son las tintas". Precioso todo. Qué horror.

Anónimo dijo...

Otra cosita, que se me olvidaba. Este señor se permite el lujo de decir en todos los foros, tanto nacionales como internacionales, que los "canalillos" que forman la estructura del cartón corrugado (la capa ondulada del medio), con el que están fabricadas las cajas de archivo, impiden que la documentación contenida sufra "desarrollo de hongos". Bonita teoría ¿verdad?. Y lo dice sin menear el flequillo, ante la cara de estupor del personal. Tan pichi. Pues eso, que es todo un experto.