30 mar. 2011

Textos perdidos en la guerra están saliendo a la luz en Nueva York.
En 1932, cuando los nazis ascendieron al poder en Alemania, un bibliotecario judío en Fráncfort publicó un catálogo de 15 mil libros que había coleccionado laboriosamente durante décadas. En el tumulto de la guerra, grandes partes de la colección se desvanecieron.

Ahora, bibliotecarios a un océano de distancia han determinado que la mayoría de los títulos desaparecidos han estado durante años en los atestados estantes del Instituto Leo Baeck, un centro de Manhattan. La historia de cómo los cientos de libros deteriorados y encuadernados en tela con títulos alemanes esotéricos terminaron en Nueva York incluye escapes imposibles, erudición cuidadosa y algunas maletas muy pesadas. Y aunque los recorridos exactos de muchos de los volúmenes siguen siendo confusos, pasaron por departamentos llenos de libros en el Upper West Side, a través de la abarrotada mesa de centro de una mujer de 97 años de edad y los cavernosos estantes de una biblioteca.

Expertos dicen que probablemente en su mayor parte los libros fueron traídos a Nueva York desde Europa por coleccionistas privados y comerciantes de antigüedades. En los últimos 50 años, fueron donadores, casi todos ellos judíos alemanes, que inmigraron y prosperaron aquí, y dieron los libros al Instituto Leo Baeck.
Los donadores, fotografiados con sus corbatas bien anudadas y sus trajes sobrios, representan a una generación de inmigrantes neoyorquinos intelectuales que casi ha desaparecido. Escaparon de los nazis, forjaron nuevas vidas y crearon una comunidad sofisticada que se centró en los libros, la cultura y el aprendizaje.
Más información

No hay comentarios: