24 mar. 2011

Goteras, polillas y sin sitio para archivo.
Es la era del expediente electrónico judicial, pero... ¿en todos los lugares?
En los Juzgados de Viveiro (Galicia) las lluvias de los últimos días de febrero provocaron goteras en la oficina penal del juzgado número dos, lo que impidió trabajar en ella durante una semana. Además, persisten humedades y desconchados de una inundación que hubo hace seis años.
La sala de vistas es de madera y «tiene zonas en muy mal estado debido a la polilla». Tanto que incluso «hay un socavón en la madera». Ante la posibilidad de que la polilla se extendiese a otros recintos, el noviembre se fumigó, pero desde entonces «han aparecido nuevos insectos».
El estado del sistema eléctrico del edificio judicial lo refleja el bajón de tensión que hubo el pasado 1 de diciembre en el juzgado número dos. Se estropearon todos los equipos eléctricos y fue preciso cambiar todos los ordenadores, lo que significó que ese toda una sala estuvo «paralizada tres días hábiles».
Más información

No hay comentarios: