30 oct. 2010

Matar al rey.
Cuando los ejércitos del III Reich tomaron París, se apoderaron de los archivos policiales de la Sûreté para utilizarlos con fines represivos.
Al retirarse de París las tropas alemanas, los sacaron del país y los distribuyeron en diferentes castillos de Alemania, Silesia y Checoslovaquia. De la eficacia burocrática de la policía francesa da cuenta la magnitud de la documentación, cerca de dos millones de fichas, seis kilómetros lineales de documentos.
La suerte del archivo volvió a cambiar cuando el Ejército ruso tomó Berlín. En 1945-1946 los papeles abandonaron su lujoso alojamiento en los castillos de Silesia y Checoslovaquia y fueron trasladados a un depósito del KGB situado al norte de Moscú. Allí fueron revisados y estudiados todos y cada uno de los dossiers y en sus portadillas estampado el sello de los servicios de documentación soviéticos. Entre 1994 y 2000 el Gobierno ruso devolvió el archivo a su antiguo propietario, el Gobierno francés, que desde entonces lo custodia en el Centro de Archivos Contemporáneos de Fontainebleau. Por su procedencia reciben el nombre de "los fondos de Moscú".

Entre los "dossiers" se encuentran los de un grupo anarquistas españoles: Juan García Oliver, Buenaventura Durruti y Francisco Ascaso. Llamados «los Solidarios» dedicaron mes y medio a preparar un plan para acabar con la vida de Alfonso XIII en las calles de París.
En uno de los papeles incluidos en el "dossier Durruti" de la Sûreté y con fecha del 24 de junio de 1926, la policía da cuenta al ministro del Interior de la presencia de Durruti en París, así como de la compra de un automóvil y de prácticas de tiro. Igualmente dan los nombres del resto de los implicados en el plan.
Durruti y Ascaso fueron detenidos en su domicilio mientras que García Oliver, que pudo eludir la acción policial abandonando precipitadamente su domicilio y refugiándose para pasar la noche en un prostíbulo del Temple.
Más información

No hay comentarios: