6 abr. 2011

La CE firma un acuerdo para intentar garantizar la protección de los datos recogidos por microchips instalados en objetos tan cotidianos como el teléfono móvil o los bonobuses electrónicos.
Bruselas calcula que durante este año saldrán al mercado más 1.000 millones de esos microchips en Europa.
La comisaria europea de Sociedad de la Información, Neelie Kroes, confía en que el acuerdo resuelva "la legítima preocupación" de los usuarios respecto a la privacidad de los datos recogidos por la nueva tecnología de identificación por radiofrecuencias (RFID, en sus siglas en inglés). En la ceremonia de firma del acuerdo, sin embargo, solo tienen previsto su presencia un puñado de empresas (como Google, Oracle, Deutsche Post DHL o Carrefour) y con una representación de muy bajo perfil.
La Comisión reconoce que si no se adoptan medidas preventivas, esas "pulgas inteligentes" también podrían revelar los datos personales a lectores ajenos a destino inicial.
Más información

No hay comentarios: