1 mar. 2012

El lenguaje secreto del Papa.

En 1494, las tropas francesas invadieron Roma decididas a derrotar al Papa, que se refugió en el Castillo de Sant'Angelo.
Alejandro VI trasladó todos los objetos de valor de la curia, junto con sus documentos más importantes: entre ellos un papel que contiene el nomenclátor para la correspondencia del Papa con el nuncio apostólico en España. Desde entonces, esta herramienta de trabajo, un conjunto de normas esenciales para descifrar los despachos diplomáticos en clave, se mantuvo en el Archivo de Castel Sant'Angelo hasta que llegó el Archivo Secreto Vaticano a finales de 1700.
El nomenclátor contiene varios sistemas criptográficos: dos alfabetos diferentes de mensajes cifrados de sustitución, junto con una opción de tercera sustitución de las vocales. El secreto absoluto de estos códigos, que fueron destruidos a menudo para preservar cualquier rastro y que se renovaba periódicamente, todavía impide la correcta interpretación de algunos despachos, los cuales están destinados a permanecer para siempre en secreto.

No hay comentarios: