21 sept. 2011

Francia quiere blindar sus documentos.

Eric Besson, el ministro francés encargado de la Industria, Energía y Economía Digital, ha anunciado la terminación de un proyecto de ley que permitiría sancionar la revelación del secreto industrial.
En el marco de esta nueva legislación, el desvelar voluntariamente informaciones protegidas y marcadas como "confidenciales para la empresa" constituiría una nueva infracción penal.
¿Pero es necesaria esta nueva ley? Al parecer, en la legislación francesa no hay ninguna disposición concreta sobre el secreto empresarial, y Francia pretende cubrir esa laguna.
Quedarían clasificados como "confidenciales" los documentos sobre intereses de la empresa, sobre su potencial tecnológico, su posición estratégica o sus intereses comerciales o financieros.

No hay comentarios: