4 mar. 2012

Hasta los tatarabuelos y más allá.

Borja Aguinagalde, experimentado historiador y archivero, director de Irargi, el Centro del Patrimonio Documental de Euskadi, califica de «furor genealógico» el interés que en los últimos diez o quince años está despertando la historia familiar, subrayando, además, que Euskadi es un lugar especialmente idóneo para dejarse llevar por la curiosidad retrospectiva, puesto que dispone de un sistema único en Europa de acceso público a los archivos históricos que la pueden satisfacer.
Millones de registros sacramentales (bautismos, confirmaciones, matrimonios y defunciones) con límite en el año 1900 trazan el paso por la historia de millones de vascos. Por millones se cuentan igualmente los euros que, mediante un convenio de colaboración con las diócesis de Bilbao, San Sebastián y Vitoria, ha destinado el Gobierno Vasco a la indización y digitalización de los libros sacramentales de los fondos de las parroquias concentrados en los respectivos Archivos Diocesanos, así como a su difusión por internet.
El resultado de esa iniciativa conjunta no solo ha sido ejemplar, sino que ha tenido una gran respuesta por parte del público. En lo que respecta a Irargi, «las dos terceras partes de nuestros usuarios se interesan por ese tipo de información», afirma Aguinagalde, certificando que el perfil más habitual corresponde a «una persona jubilada con tiempo libre».

2 comentarios:

euskaldune dijo...

¡Qué gran servicio se ofrece! cómo se nota que cuando hay intención de realizar ciertos servicios y se disponen de los medios necesarios... añadir que en el seminario de Derio, dónde se ubica el archivo diocesano de Bizkaia, se pueden consultar directamente los registros digitalizados de los sacramentos de bautismo, matrimonio y defunción... un verdadero hito

archivistica dijo...

Muchas gracias por ampliarnos la noticia!!!