12 feb. 2011

Todos para uno y uno para todos.
Un único ordenador en una sala sin habilitar y compartida con personal militar de Defensa en Castellón, donde se encuentran los 13.000 papeles sumarísimos de la guerra civil de Castellón, con la única posibilidad de hacer seis fotocopias al día y sin poder sacar la información en un dispositivo USB o cedé.
Es así como se ven obligados a trabajar los investigadores de la memoria histórica, y los cada vez más familiares de represaliados de la guerra que buscan la verdad sobre sus parientes más próximos.
“Parece que estemos en los tiempos de la posguerra, copiando a mano los legajos, o, haciendo fotografías de la pantalla, ilegibles”.
Más información

No hay comentarios: